Cámara de Comercio de Sevilla

Cómo Planificar una Sucesión Empresarial

El éxito a largo plazo de cualquier empresa pasa por planificar cuidadosamente su continuidad en el tiempo realizando una sucesión empresarial. Este proceso se erige como un pilar fundamental para garantizar una transición sin problemas manteniendo una gestión eficaz y eficiente. Un enfoque proactivo y estratégico que asegura que la empresa esté bien preparada para seguir prosperando.
Al prepararse con anticipación para el cambio de liderazgo, una empresa no solo asegura la supervivencia de su negocio, sino que también impulsa su capacidad de innovar adaptarse a los cambios y desafíos del futuro.

Sin embargo, el tema de la sucesión empresarial es un aspecto crítico que, en muchas ocasiones y  especialmente en pequeñas y medianas empresas (PYMEs), es pasado por alto o no es abordado hasta que es demasiado tarde.

La falta de una planificación adecuada con antelación puede resultar en costos financieros significativos, además de poner en riesgo la estabilidad del negocio. Y es que se estima que solo un pequeño porcentaje de empresas familiares logran sobrevivir a la segunda y tercera generación. Unas cifras preocupantes considerando que las empresas familiares representan una parte significativa de la economía nacional.

En este artículo, exploraremos la importancia de iniciar un proceso de sucesión empresarial con tiempo suficiente y cómo una adecuada gestión y asesoramiento fiscal puede garantizar una transición exitosa. ¡Sigue leyendo!

sucesion-empresarial

1) La importancia de la planificación de sucesiones empresariales

En un entorno empresarial en constante cambio, donde los desafíos son inevitables, la preparación para realizar una transición adecuada se convierte en un factor crítico para la continuidad y prosperidad del negocio.

Una transición bien llevada protege el legado y el patrimonio de la organización, brindando estabilidad, seguridad y confianza tanto a los propietarios como a los empleados. Pero una sucesión mal gestionada conlleva riesgos significativos, incluida la pérdida del legado empresarial y conflictos internos. Por lo tanto, conocer los factores que influyen en la toma de decisiones que implica una sucesión se hace imprescindible.

1.1 Beneficios de una planificación adecuada

La planificación de la sucesión empresarial ofrece una serie de ventajas y beneficios que pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de la empresa con el cambio de titular. Algunos de los beneficios más destacados son los siguientes:

  • Continuidad del negocio: Una planificación adecuada asegura la continuidad del negocio, evitando interrupciones y garantizando que la empresa siga funcionando sin problemas después de la transición.
  • Preservación de la cultura empresarial: La planificación de sucesiones permite transmitir los valores y cultura empresarial a las nuevas generaciones, asegurando que la esencia y la identidad de la empresa se mantengan intactas.
  • Reducción de riesgos financieros: Una planificación anticipada permite preparar a la empresa para la sucesión, minimizando los riesgos financieros asociados a la transferencia de activos y propiedades.
  • Retención de talento: La planificación de sucesiones brinda la oportunidad de identificar y desarrollar a futuros líderes dentro de la empresa, lo que ayuda a retener el talento clave.
  • Facilitar la toma de decisiones: Con una sucesión empresarial planificada, se evitan conflictos y disputas sobre quién debe dirigir la empresa, lo que facilita la toma de decisiones y la gestión eficiente.

1.2 Riesgos de no contar con una sucesión

Por otro lado, la falta de una planificación adecuada puede tener consecuencias, tanto a nivel financiero como emocional, que pueden derivar en problemas de mayor calibre y poner en peligro la supervivencia del negocio. Entre algunos de los riesgos más comunes encontramos:

  • Inestabilidad y conflictos internos: Sin un plan de sucesión claro, pueden surgir disputas y tensiones dentro de la familia o entre los accionistas, lo que afecta negativamente el ambiente de trabajo y la estabilidad de la empresa y sus trabajadores.
  • Pérdida de talento clave: La falta de una sucesión empresarial puede llevar a la pérdida de talento clave, ya que los empleados pueden sentir incertidumbre sobre el futuro de la empresa y buscar oportunidades en otras organizaciones.
  • Debilitamiento financiero: La transferencia de la empresa sin una planificación adecuada puede resultar en altos costos fiscales y financieros, lo que afecta la salud financiera de la empresa.
  • Pérdida de dirección estratégica: La ausencia de una sucesión planificada puede dejar a la empresa sin una dirección estratégica clara, lo que dificulta el logro de objetivos a largo plazo.

2) Cómo minimizar la carga tributaria en una sucesión empresarial

La carga tributaria puede ser uno de los mayores desafíos en una sucesión empresarial, ya que la transferencia de activos y propiedades puede generar implicaciones fiscales significativas. Sin embargo, existen estrategias fiscales y herramientas legales que permiten minimizar los impuestos y optimizar el proceso de sucesión.

2.1 Conocer el marco tributario y normativas

Antes de iniciar cualquier proceso de sucesión, es fundamental conocer el marco tributario y las normativas fiscales aplicables. Esto incluye los impuestos sobre las ganancias de capital, impuestos sobre donaciones, impuestos sobre sucesiones y otros gravámenes relacionados con la transferencia de activos.

El marco es diferente según se trate de una sucesión hereditaria o una transmisión de titularidad por cesión, fusión, escisión, arrendamiento, u otros casos.
Si la sucesión empresarial es por herencia, hay que referirse al Código Civil. Si por el contrario es por cesión, el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores establece los criterios para la continuidad de las relaciones laborales.

También hay que prestarle atención al texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, sobre normas en materia de prestaciones.

2.2 Estrategias fiscales para reducir impuestos

La asesoría de un profesional en materia tributaria es crucial en esta etapa, ya que un experto puede ayudar a identificar las implicaciones fiscales específicas y diseñar una estrategia adecuada para minimizar los impuestos de manera legal y ética.

Existen diversas estrategias fiscales que pueden utilizarse para reducir la carga tributaria en una sucesión empresarial. Algunas de las más comunes incluyen:

  • Planificación del momento de la transferencia: En algunos casos, el momento de la transferencia de activos puede tener un impacto significativo en los impuestos. Realizar la transferencia en momentos de menor carga tributaria puede ser beneficioso para reducir los costos fiscales.
  • Fraccionamiento de la transferencia: Dividir la transferencia de activos en diferentes etapas puede ayudar a aprovechar exenciones fiscales y reducir la carga tributaria total.
  • Uso de créditos fiscales: Identificar y utilizar créditos fiscales disponibles puede ser una manera efectiva de reducir los impuestos a pagar.
  • Venta a plazos: En lugar de una transferencia única y completa, considerar la venta a plazos puede ayudar a distribuir la carga tributaria a lo largo del tiempo y generar beneficios fiscales.

2.3 Uso de exenciones y beneficios fiscales

Muchas jurisdicciones ofrecen exenciones y beneficios fiscales específicos para facilitar la sucesión empresarial y fomentar la continuidad de los negocios familiares. Estas exenciones pueden estar relacionadas con la transferencia de activos, la propiedad de acciones o la venta de la empresa. Es importante estar al tanto de estas oportunidades y aprovecharlas de manera adecuada para minimizar los impuestos.

2.4 Optar por la estructura societaria más favorable

La estructura societaria de la empresa puede tener un impacto significativo en los impuestos a pagar durante una sucesión empresarial. En algunos casos, puede ser beneficioso cambiar la estructura de la empresa antes de la transferencia para reducir la carga tributaria.

Por ejemplo, en ciertas jurisdicciones, una reorganización de la empresa de una corporación de responsabilidad limitada (S.L.) a una sociedad anónima (S.A.) puede tener ventajas fiscales. Recordamos que los tipos de sociedades que pueden ser creadas para llevar a cabo actividades comerciales o empresariales son:

  • Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL): Es una forma de sociedad en la cual la responsabilidad de los socios se limita al capital aportado. Esto significa que los socios no son personalmente responsables por las deudas y obligaciones de la empresa más allá de su inversión inicial.
  • Sociedad Anónima (SA): En una sociedad anónima, el capital está dividido en acciones que pueden ser adquiridas por accionistas. La responsabilidad de los accionistas está limitada al valor de sus acciones. Las SA se caracterizan por tener una mayor capacidad de recaudación de capital a través de la venta de acciones en el mercado público.
  • Sociedad en Nombre Colectivo (SNC): En una sociedad en nombre colectivo, los socios comparten responsabilidad ilimitada y solidaria por las deudas y obligaciones de la empresa. Esto significa que los socios son responsables personalmente y con su patrimonio de las deudas de la sociedad.
  • Sociedad Comanditaria Simple (SCS): En una sociedad comanditaria simple, existen dos tipos de socios: los comanditados, que tienen responsabilidad ilimitada y gestionan la empresa, y los comanditarios, cuya responsabilidad está limitada al capital aportado y no participan en la gestión.
  • Sociedad Cooperativa: En una sociedad cooperativa, los miembros se unen para satisfacer sus necesidades económicas y sociales en común, mediante una empresa gestionada de manera democrática. Los beneficios se reparten entre los miembros de manera proporcional a su participación en la cooperativa.

2.5 Planificación de la transferencia de activos y propiedades

Una planificación cuidadosa de la transferencia de activos y propiedades es esencial para reducir los impuestos en una sucesión empresarial. Evaluar cuidadosamente qué activos se transfieren y cuándo se realiza la transferencia puede marcar una diferencia significativa en la carga tributaria.

Algunas estrategias comunes incluyen la transferencia de activos que han experimentado menos apreciación, lo que puede implicar un menor impuesto sobre las ganancias de capital, y la retención de activos cuyo valor se espera que aumente en el futuro.

3) Consideraciones clave para una sucesión empresarial exitosa

Además de la planificación financiera y fiscal, abordar los factores humanos y relacionados con la gestión de personal es de vital importancia para evitar problemas en una sucesión empresarial. Designar a los sucesores o nuevos titulares de la compañía y preparar a los empleados para el cambio son aspectos fundamentales para lograr una transición exitosa.

3.1 Identificación y preparación del sucesor

Uno de los aspectos más importantes en una sucesión empresarial es la identificación y preparación del sucesor adecuado. Esto implica evaluar a los posibles candidatos internos o externos que tengan las habilidades necesarias para liderar la empresa en el futuro. No siempre el miembro de la familia más cercano es el candidato idóneo, por lo que es fundamental considerar factores como la capacidad de liderazgo, la formación, el compromiso y la adaptabilidad.

Una vez identificado el sucesor, es fundamental proporcionarle la preparación necesaria para asumir su nuevo rol. Esto puede incluir brindarle oportunidades de formación, asignarle responsabilidades progresivas y proporcionarle mentores o asesoría externa. La preparación del sucesor es clave para garantizar una transición fluida y exitosa.

3.2 Comunicación efectiva con los involucrados

La comunicación es un pilar fundamental en cualquier proceso de sucesión empresarial. Es esencial mantener una comunicación abierta y transparente con todas las partes involucradas, incluidos los miembros de la familia, los empleados, los clientes y los proveedores.

Los fundadores o propietarios actuales deben comunicar claramente sus intenciones y planes para la sucesión, asegurándose de que todos comprendan el proceso y las expectativas. Esto ayudará a evitar malentendidos y resistencias, generando un ambiente de confianza y apoyo para la sucesión empresarial.

Asimismo, es importante involucrar a los interesados en el proceso de selección del sucesor y darles la oportunidad de expresar sus opiniones y preocupaciones. La comunicación abierta fomenta una transición más armoniosa y aumenta la aceptación del nuevo liderazgo.

3.3 Evaluación y selección del momento oportuno para la sucesión empresarial

Determinar el momento adecuado para llevar a cabo la sucesión es un aspecto crítico. En algunos casos, los fundadores pueden querer asegurarse de que la empresa esté en un estado financiero sólido y que los sucesores estén debidamente preparados antes de iniciar la transición.

Es importante evaluar las condiciones económicas, el desempeño de la empresa, la madurez del sucesor y otros factores relevantes para determinar cuándo es el momento oportuno para la sucesión empresarial. Tomar decisiones apresuradas puede llevar a resultados indeseables, mientras que esperar demasiado puede generar incertidumbre y afectar el rendimiento del negocio.

3.4 Resolución de conflictos potenciales

La sucesión empresarial puede generar tensiones y conflictos, especialmente si hay disputas familiares o intereses en conflicto entre los accionistas. Es esencial abordar estos conflictos de manera proactiva y encontrar soluciones adecuadas antes de iniciar la sucesión.

La mediación y el asesoramiento externo pueden ser herramientas útiles para abordar los conflictos de manera objetiva y encontrar un terreno común entre las partes involucradas.

Resolver los conflictos potenciales antes de la sucesión empresarial es fundamental para garantizar una transición sin obstáculos y preservar la armonía dentro de la empresa.

Conclusiones

En conclusión, la planificación de una sucesión empresarial asegura la continuidad y el éxito a largo plazo de una empresa. Una sucesión bien gestionada y planificada no solo garantiza una transición sin problemas hacia las generaciones futuras, sino que también reduce los riesgos financieros asociados.
En el proceso de planificar la sucesión empresarial, es fundamental tener en cuenta que cada empresa es única y que no hay una misma solución que aplicar para todas. Cada situación requiere un enfoque personalizado y cuidadoso, adaptado a las necesidades y metas específicas de la empresa y sus propietarios.

Con el Máster de Asesoría Fiscal de la Escuela de Negocios de la Cámara de Sevilla, se pueden adquirir las habilidades y conocimientos necesarios para abordar de manera efectiva una transición de este tipo. El Master proporciona una formación integral en áreas como contabilidad, derecho tributario, planificación fiscal, procedimientos fiscales y fiscalidad internacional, permitiendo a los graduados brindar orientación y estrategias para permitir así que el legado empresarial perdure.

En este enlace podrás encontrar información amplia y detallada sobre el programa formativo, su plan de estudios y de que forma puede el máster ayudarte a alcanzar tus metas profesionales.