¿Qué utilidad nos puede aportar el Crédito Documentario en las operaciones de compraventa internacional al vendedor?

¿Qué utilidad nos puede aportar el Crédito Documentario en las operaciones de compraventa internacional al vendedor?

Cuando realizamos operaciones de comercio internacional, sobre todo cuando vendemos, la lejanía geográfica, el hecho de que nuestro cliente esté en otro país hace que sea más difícil, conocer en detalle la solvencia económica y financiera de nuestro comprador, así como su propia reputación. Estos extremos son fundamentales a la hora de elegir un medio de pago para la operación.

El medio de pago que satisface las necesidades de las partes, comprador y vendedor, será aquel que al menor coste y con las máximas garantías posibles, cuando no existe la certeza tanto en la solvencia del comprador como en las posibilidades de cumplir con las  obligaciones del vendedor, es decir confianza suficiente entre las partes, el medio de pago y cobro más recomendable es el crédito documentario. 
 

¿En qué consiste y qué aporta?

El crédito documentario es un medio de pago condicionado por el cual el banco del importador, llamado banco emisor, a petición de su cliente y siguiendo estrictamente las  instrucciones para efectuar el pago ( lo que se conoce como el clausulado o condicionado del Crédito), se obliga a pagar al vendedor (exportador) o a autorizar a otro banco que efectúe un pago, de forma irrevocable, es decir; una vez que el banco emisor comunica (notifica en el lenguaje de los créditos) al beneficiario (exportador) su compromiso de pago no puede echarse atrás.

Ahora bien la obligación de pago es siempre contra presentación de los documentos exigidos, que lo son dentro de un plazo  y mediante estos documentos el comprador puede comprobar que se han cumplido los términos y las condiciones del acuerdo comercial.

Así, el exportador tendrá la garantía de que cobrará su venta, siempre y cuando cumpla con lo estipulado en el crédito, que ha de ser coincidente con las condiciones del acuerdo comercial. Esto le permite iniciar la fabricación y expedir la mercancía ya que el al obligarse el banco al pago contra documentos no sólo se elimina el riesgo de impago, sino el riesgo de cancelación unilateral del pedido o contrato y el riego de no aceptación de las mercancías.

La garantía de cobro del exportador se basa en que el banco emisor tenga una sólida reputación internacional así como en la situación económica del país donde radica el banco (lo que conocemos como riesgo país). El vendedor/exportador puede aumentar la seguridad de la operación haciendo que un banco de su país confirme el crédito, es decir asuma derechos y obligaciones del banco emisor.

Esto es aconsejable en caso de que el banco emisor tenga un rating crediticio bajo o si el riesgo país es medio alto. También sería útil en el caso de países donde las posibles controversias en la interpretación del crédito pongan en una situación desfavorable a los beneficiarios extranjeros, como es el caso de muchos países de Oriente Medio.

La confirmación es una garantía que aporta un banco en el país del exportador en los mismos términos que ha emitido el banco importador, garantía condicionada al buen cumplimiento del condicionado del crédito documentario.

Así, el exportador se asegura de que un banco de su país asume todo el riesgo de insolvencia y riesgo político del banco emisor. El crédito documentario tiene además la característica de facilitar la financiación de la operación para el exportador. Otro aspecto a analizar es las ventajas y riesgos en los que incurre el importador cuando utiliza este medio de pago, pero esto será para una reflexión posterior.

Eugenio M. Gamito García, Empresario y Consultor Internacional y profesor del Máster en Compras, Logística y Supply Chain Management.

Deja un comentario